Scroll to top

Casa en Ames

Ames. Santiago de Compostela. La Coruña. 1993/1994

Promotor: particular.

Obras Viviendas

Casa en Ames

El proyecto se realiza en un contexto rural, en un terreno de una superficie poco mayor de una hectárea, libre de las vinculantes normativas del área urbana. La casa nace como respuesta al clima y al ambiente de Galicia, en un ejercicio de fusión del lenguaje del movimiento moderno con la tradición popular de la región; la racionalidad constructiva, la búsqueda de la simplicidad y un adecuado empleo de los materiales llegan a un armónico punto de encuentro. Los materiales, todos rigurosamente tradicionales – piedra, madera y hierro oxidado- están utilizados con pleno respeto de sus propias características; por ejemplo, el material pétreo de revestimiento no es independiente del sistema constructivo: como en los muros antiguos la piedra trabaja a compresión y los muros crecen por “peso”. La casa se desarrolla en una sola planta, articulándose en torno a un pequeño patio, núcleo de luz en el interior de la vivienda. El organicismo de la planta establece una estrecha relación entre el exterior y el interior de la construcción con pequeños pasadizos y patios envueltos en vegetación y siempre enmarcados por largos muros de lajas de pizarra dorada, pérgolas de madera y hierro oxidado. Los muros se proyectan hacia el exterior dando lugar a los distintos espacios habitables. Los dormitorios se van escalonando hacia levante. El resto de la casa se orienta al sur. Una galería acristalada, elemento típico de la tradición constructiva de Galicia funciona de filtro entre el rígido clima local y la zona de estar. La volumetría es sencilla y la cubierta realizada con planchas de fibrocemento de canaladura pequeña es de una sola vertiente de suave pendiente. La recogida de aguas se realiza mediante un canalón corrido a lo largo del alero de la fachada sur, pieza que ayuda a resaltar la horizontalidad de la composición. Las premisas para que la vivienda se integre en su bello entorno natural están marcadas, ahora solo hace falta esperar a que el tiempo juegue su papel.