Scroll to top

103 Viviendas en Villaromán

Polígono Villaromán. Cuenca. 1984/91

Promotor: Junta de Comunidades de Castilla La Mancha. Superficie construida: 12.875 m2.

Obras Viviendas

103 Viviendas en Villaromán

El cumplimiento de una estricta normativa, ajustada a presupuestos bajos y limitada a superficies mínimas hace inevitable actuar, en el campo de las viviendas sociales, con el máximo rigor, disciplina y racionalidad. Pero el problema no debe reducirse a conseguir viviendas bien distribuidas con los mejores rendimientos posibles de superficies, sino que conviene considerar el problema más ampliamente, desde una perspectiva urbana, es decir, tratando de hacer ciudad. Toda construcción urbana es pieza de un conjunto y como tal debe ser concebida; ello exige el sometimiento a una disciplina que restringe la libertad compositiva individual, subordinándola a la superior unidad del conjunto. La arquitectura de viviendas, por su propia naturaleza es repetitiva y neutra y así debe ser tratada unida a cualidades susceptibles de generalización. La relación de esas masas neutras con las piezas singulares y los vacíos que conforman la ciudad es muy importante. Se trataba de construir una manzana de 118 viviendas en las afueras de Cuenca. Cuenca es una ciudad fría, cubista y gris. Austera y antigua. Se buscó una estética de un cubismo simplista y duro, aligerado por una abundancia de superficies acristaladas que buscaban el efecto de invernadero en un clima frío. En composiciones tan desnudas y esquemáticas la relación hueco macizo tiene una importancia primordial y a su estudio se dedicaron muchas horas. El desnivel de la manzana era muy grande lo que complicó mucho la composición, pero dio lugar a un juego de niveles en el interior que resultó agradable. Las fachadas exteriores se pintaron en un tono amarillo muy utilizado en la ciudad y las interiores en blanco para hacerlas más luminosas.